2/3/07

Cada vez que te sueño

Cada vez que te sueño
tus manos,

resuenan en mis manos;

tu sombra,
se perfila ante mis ojos;


y mi boca

adentrándose va
en tu boca,
como barquichuela
de nácar
navegando a la deriva.
(Kostas K.)

2 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Muy bella esa idea de una boca navegando en la otra... Besos, querido amigo.

Kostas Kamaki dijo...

Navegamos siempre que nuestros cuerpos lo quieran... Es, muy sencillo, digo: dejarse llevar incluso sin siquiera bogar, bogar y bogar...

Abraciños, Isilla.