5/7/08

Mis gatas



El amor que nos tuvimos,
no se lo he tenido a ninguna otra gata.
Ah, y como gatas,
ninguna las ha superado,
ni siquiera aquéllas que maúllan demasiado,
muriendo por la boca
aunque por la boca, a veces,
te acerquen al paraíso.

Miau, miau, miau,
nos decíamos, y siempre, siempre
se metían entre las sábanas,
cualquier ocasión, para ellas
les era válida.
Se quedaban impasibles, inmutables,
mirándote con esos ojazos,
viendo cada movimiento tuyo,
cada beso, cada abrazo,
cada susurro o cada grito
que se oía, en la habitación donde ellas,
siempre, siempre, siempre,
fueron mis verdaderas amantes.





Como las primeras, ninguna,

mal que le pese a más de un@.

Besitos amarillos.

8 comentarios:

Belén dijo...

Y tanto...

besicos

Kostas Kamaki dijo...

Tú sí que sabes, belencita, jejeje

Besicos de miau, miau.

Leia dijo...

Ya te he dicho lo original que me parecen no?

Kostas Kamaki dijo...

Leia,Leia... ¿a qué me huele tu nombre?, jejeje.

Pues eso, la originalidad está, a veces; otras, no lo está.

Besitos

Isabel Romana dijo...

¡Me ha encantado esta canción a las gatas...! Aunque no sé, viendo luego las fotografías, si te referías a los animalitos o a alguna "animalita". Besitos, kostas.

Kostas Kamaki dijo...

Isabelita, Isabelita, ¿a quién crees que me estoy refiriendo?. Por supuesto a las animalitas..., ellas, son gatas..., miau, miau, requetemiau, jejeje

Besico, Isa.

Puta se nace dijo...

Gracias por tus visitas

Kostas Kamaki dijo...

Siempre es agradable visitar a la gente que parece interesante, aunque no lo haga con frecuencia... (por ahora).

Besos visitables.